lunes, 26 de octubre de 2009

Una aclaración y un debate con A. Kaufman

Quienes leyeron el posteo anterior, se habrán encontrado con la siguiente respuesta de Alejandro Kaufman hacia este blog:

"Esta vez parece que el teléfono se le descompuso a INFOSOC. El email de referencia fue enviado por una Dirección, pero no la de la Carrera de Comunicación sino por otra Dirección.
Esta no es la primera vez que te señalo una errata. Espero que rectifiques tu comentario. No lo hiciste la vez anterior.
(...)
Tal vez tendríamos que incorporar algún curso sobre cómo leer los remitentes de los correos electrónicos. (...)
(...)
¿Admitís que puedo tener razón en sentirme molesto por tu error de lectura?
Desde que asumí la Dirección de la Carrera, el 1 de abril de 2008, he estado obsesionado por estos temas, los he supervisado personalmente durante las 24 horas(...). De pronto, en un instante, tengo una sensación de inutilidad total. ¡INFOSOC confunde los remitentes!
(...)
En fin, oscilaremos entre la desesperación y el humor, como ya estamos acostumbrados a hacer para sobrevivir en nuestro bendito país".
Resumí los tres comentarios del director de la Carrera. Quienes quieran leerlos enteros, pueden acceder en el posteo anterior. Por mi parte, quiero hacer algunas aclaraciones:
Kaufman dice que confundí la dirección de mail desde donde se envió aquel correo tardío. Es cierto. No se envió desde la dirección de la carrera de comunicación, sino desde la dirección de comunicación institucional, es decir, prensa@mail.fsoc.uba.ar . Como me enseñaron el derecho a rectificación, uso el mismo espacio, en este posteo, para corregir la información y no comento en el artículo anterior, porque no cualquiera llegaría a leerlo.
Esto, igualmente, no niega lo que quería decir: que la facultad, en su conjunto, aunque reconozco matices, comunica mal. Que avisen de unas becas cuatro días después del cierre de inscripción es una falla, venga de donde venga el mail. Cambia las responsabilidades, por eso entiendo y reconozco que Kaufman quiera que se corrija, pero no la idea principal. Podría citar dos ejemplos más de lo que digo:
-en el sitio web de la facultad no hay ninguna información acerca del presupuesto '09. El año pasado pedí el presupuesto 2008 en Marcelo T., quedaron en mandármelo y ni noticias aún. En una facultad que siempre reclama más presupuesto, saber cuánto se gasta es el ABC, y más si es un organismo público.
-Tampoco hay información clara sobre cómo es el proceso de inscripción a materias. Sólo existen algunos artículos en el reglamento acádemico, pero nada vi escrito sobre el ránking de estudiantes, que la ex conducción del centro de estudiantes tanto mencionó. Ahora que hacemos memoria, primero una persona de la dirección de la carrera me negó que existiera tal ránking, y luego otro de la secretaría académica-la que está a cargo de organizar la inscripción- me dijo que sí existía, sin darme detalles. No es la muerte de nadie esto, pero nos habríamos ahorrado varios mitos urbanos y discusiones si desde arriba dijeran "la inscripción de materias es así". Además, mucho mejor si un estudiante puede preveer en cuál materia le darán cupo y en cuál no.
Me parece que acá hay gente grande que, aún pifiando, puede dar su punto de vista y ayudar a mejorar. Por eso, Kaufman, tiene derecho a pedir una rectificación, pero, sinceramente, no encuentro el motivo a molestarse por esto.
También dice que "esta no es la primera vez que te señalo una errata. Espero que rectifiques tu comentario. No lo hiciste la vez anterior". Para ser precisos, no fueron una, sino dos las veces que el director de la carrera me pidió que cambiara la información que acá publiqué: la primera fue por la carta, firmada por muchos estudiantes, en la que pedíamos un turno de exámenes en agosto, luego de la suspensión por la gripe A. La que me llegó estaba dirigida al director de la carrera y Jorge Lullo y Ernesto Meccia, encargados de la Secretaría Académica. Yo publiqué que estaba dirigida "a las autoridades de la facultad", tal como estába escrita, sin aclarar que los únicos que podían cambiar algo eran Lullo y Meccia. Kaufman podía apoyarla, pero nada más.
La segunda fue por el conflicto entre la profesora Mariana Landau y él por un lado, y el profesor Diego Levis por el otro. No pretendo volver ahora a este tema, que daría para escribir más, sólo aclarar que el haber publicado la carta de D.L., con el título "Carta de Diego Levis por recorte de ofertas de horario",era, para A.K., contribuir a la desinformación y tomar partido por el profesor Levis. Yo le expliqué que mi intención era, como mínimo, tener las dos campanas del asunto, por eso le pedí a Kaufman que me diera su versión para publicarla en el blog junto a la otra. No tomé partido, por eso publiqué esa carta tal cual circulaba, con la firma de Levis: es él el que acusa, yo no, porque no estaba en condiciones de hacerlo al no haber investigado más el asunto en ese momento. El título es un resumen de lo que dice, no una opinión implícita. Tal vez si hubiera agregado "supuesto recorte", no habría dado pie a esto, pero no me parece que el posteo, así como está, desinformara. La respuesta a Levis llegaría luego, de parte de Landau.
Sobre las frases "Esta vez parece que el teléfono se le descompuso a INFOSOC" y "Tal vez tendríamos que incorporar algún curso sobre cómo leer los remitentes de los correos electrónicos", no quiero explayarme mucho. La última ironía está cerca de lo irrespestuoso, creo que nadie en esta facultad, docentes o alumnos, necesitan cursos para leer remitentes de correos electrónicos. Podemos equivocarnos y rectificar, como ya aclaré, pero eso no nos convierte en infradotados. Si se enojó y lo dijo sin pensar, puedo entenderlo, espero que por la inteligencia que tiene, profesor, más que probada en las clases, y el respeto que todos le tenemos, al leer eso sienta que podría haberlo dicho de otra manera.
De mi parte, se terminó. Entiendo que puede haber gente susceptible, que convierta esto en una pelea estilo PO vs. UES. Nada mas equivocado. Sólo admito mi error y marco lo que no estoy de acuerdo en la respuesta. Si nos ponemos de acuerdo, bien. Si no, vivamos tolerando las diferencias de opinión. Cedo la última palabra a Kaufman para que diga lo que quiera. Este debate, en lo que a mi respecta, is over.

2 comentarios:

Alejandro Kaufman dijo...

Mariano,
el uso de la ironía -como bien sabrás- tiene como objeto lo contrario de lo que se afirma, y en este caso no remitía a descalificar a nadie sino todo lo contrario: ¿cómo es posible que gente inteligente cometa ciertos errores? ¿Serán errores o tendrán otra explicación? De ahí mi enojo por algo que amerita un debate más amplio, concerniente a las premisas con que nos desempeñamos, y al supuesto de que un profesor que se encarga de cierta tarea en la que asume algunas responsabilidades se convierte desde entonces en una suerte de culpable de todo lo que pasa (a diferencia de la atribución de responsabilidades, algo que colectivamente estamos lejos de afinar).
En cuanto a tu respuesta estoy conforme, salvo en el punto en que también se deslizan ciertas premisas: suponés que en la diferencia entre dos profesores estoy de un lado porque alguien dijo tal cosa, y vos lo repetís sin chequear adecuadamente las fuentes. Mi correspondencia contigo está motivada por el trabajo que te tomás por mantener tu blog, que me parece valioso y encomiable, y por eso mismo me siento con derecho a reclamarte la precisión y el compromiso que proponés, simplemente como un usuario más.
En particular dedico mucho tiempo -que no me sobra- a la presencia de la Carrera en la web, y entonces me permití exhibir una susceptibilidad espontánea. Son rasgos de un estilo personal que es llano antes que "protocolar". Eso es todo. Tampoco dije nada ofensivo. Me sentí molesto por haber sido mencionado indebidamente. Tal vez se cargaron las tintas por la sensación que tengo a veces de estar vaciando el mar con una cuchara.
Así que asunto concluido y gracias por tu respuesta.

Leandro dijo...

Me encanta ver como ha crecido este blog, lástima que tiene tantos lectores silenciosos, que no dejan sus comentarios. No es el caso, por supuesto, de nuestro susceptible director, que de todos modos hace muy bien en dar sus razones públicamente. Muy bien los dos.

Si discutimos sobre comunicación eficiente, se nos complica si "amerita un debate más amplio". No siempre ese debate es posible. En estas cuestiones, ser conciso es una necesidad.

Saludos!